Repoblaciones

Una recuperación vital

El conejo de monte supone la base de la cadena trófica de muchos predadores presentes en nuestros ecosistemas. La recuperación del conejo es de vital importancia para el mantenimiento de valiosas especies en nuestro hábitat. Son varios factores los que influyen en el éxito de las repoblaciones, la adecuación de la zona a repoblar, la densidad ideal, la captura, el transporte y la suelta son algunos factores clave.

info box img

La adecuación de la zona a repoblar

Se debe seleccionar un lugar con alimento natural suficiente, cerca de una fuente de agua y con madrigueras donde los conejos puedan protegerse de sus depredadores.

info box img

Densidad ideal

La densidad ideal en una repoblación es de unos 15 conejos por lugar. Debe haber más hembras que machos. Un solo macho puede fecundar varias hembras y estas son esenciales para garantizar la reproducción. Por eso, en Cinegética Monteagudo sexamos los ejemplares antes del reparto.Generalmente las repoblaciones se asientan un un plazo de un año, tiempo en el que se afianzan los clanes dominantes y la reproducción y supervivencia de la especie está asegurada.
La zona de suelta debe tener de 2 a 5 hectáreas de superficie y una zona de expansión contigua. Al realizar la suelta los ejemplares formarán un núcleo de muy alta densidad y posteriormente se distribuirán por la zona de expansión.

info box img

Construcción de vivares

Casi siempre es imprescindible crear infraestructuras donde realizar la suelta. Estas deben instalarse en los lugares más favorables a los conejos. Deben estar cerca unas de otras, a unos 20 metros y en zonas que favorezcan la circulación entre el refugio y el alimento.
Los refugios deben ser resistentes a depredadores y en su construcción deben evitarse los plásticos.

info box img

Captura, transporte y suelta

Este factor es uno de los momentos clave que condiciona el éxito de la repoblación. En Cinegética Monteagudo realizamos la captura con cercones, un método que garantiza el buen estado del conejo y justo antes del traslado a la zona de suelta, evitando que el conejo se desestabilice.
El transporte debe ser lo más rápido y tranquilo posible. Para ello es recomendable utilizar jaulas con compartimentos separados para evitar amotinamientos. Se debe hacer evitando ruidos, movimientos bruscos, jaulas adaptadas a varias alturas, corrientes de aire directas y temperaturas por encima de los 25º.
Una vez realizada la suelta, se debe evita la entrada de predadores vallando la zona para ir abriéndola poco a poco.